A 15 km se encuentra el castillo de Oreja. En época prerromana fue un asentamiento relativamente importante, sobre el que posteriormente los romanos levantaron una ciudad a la que llamaron Aureliae, antecedente latino de su nombre actual.

Siglos después, los musulmanes construyeron un castillo que formaba parte de la marca defensiva del reino de Toledo. Su posición estratégica, permitía controlar el vado del río Tajo desde su orilla sur. Pasó a manos cristianas en 1085 y posteriormente volvió a ser recuperado por los musulmanes, que 1113 lo utilizaron como punto de ataque contra las tropas castellanas que intentaban cruzar el Tajo. Éstas recibieron una gran derrota en sus proximidades el año de 1132. En septiembre de 1139, Alfonso VII, tras un asedio de seis meses, consigue rendir la plaza fuerte e inmediatamente repuebla la villa de Oreja con cristianos, a quienes otorga un fuero de gran importancia histórica que comprende un amplio territorio. En 1171, después de ejecutadas algunas obras de restauración, el viejo castillo y su villa fueron cedidos en encomienda por Alfonso VIII a la Orden de Santiago, que emprende la repoblación de la vega del Tajo. Los bosques de encinas y enebros, que entonces eran muy espesos, proporcionaban abundante caza y leña. Las tierras de labor se dedicaban fundamentalmente al cultivo de olivos, viñas y cereales. Se establecieron también molinos en la ribera del Tajo

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

POLÍTICA DE COOKIES Cookie es un archivo que se descarga en el ordenador para acceder a ciertas páginas web. Las cookies permiten que un sitio web, entre otras cosas, almacenar y recuperar información acerca de los hábitos de navegación de un usuario o el ordenador, dependiendo de la información que contienen y el modo de usar el ordenador, se puede utilizar para reconocer al usuario. Almacena cookies en el disco duro sólo durante la sesión actual que ocupa un espacio mínimo de memoria y así no dañar el equipo. Las cookies no contienen ninguna información personal específica y la mayoría de ellos se eliminan del disco duro al final de la sesión del navegador (las denominadas cookies de sesión) La mayoría de los navegadores aceptan cookies de forma estándar y, independientemente de ello, permitir o evitar que la configuración de seguridad en las cookies temporales o almacenado.